Para disfrutar de un sonido poderoso, las cajas acústicas de pie son ideales. Su mayor tamaño les permite ofrecer unos graves más profundos que las de estantería y llenar de sonido salas más grandes.